Muchos de nosotros por distintas circunstancias hemos tenido que realizar algún viaje en autobús, cuando los vuelos no están disponibles por cambios climáticos o simplemente los precios están demasiados elevados esta una opción que no agrada a muchos pero puede resolver el problema.

Sabemos que un autobús no suele ser tan cómodo como un avión o nuestro propio vehículo, por ello, te regalamos algunos tips que puedes tomar en cuenta para que tu viaje en bus no sea tan tedioso ¡Esperamos que te sirvan!

  1. USA ROPA CÓMODA

Para empezar, es fundamental usar ropa cómoda para los viajes largos en autobús. No vamos a ir a una cena de gala, no tenemos que demostrar nada a nadie. Olvida ropa y calzado apretados, peinados con horquillas y gomas apretados y, en general, cualquier complemento o vestimenta que pueda suponernos una molesta. Usar ropa deportiva suele ser una buena opción.

También te recomendamos llevar una sudadera. Aunque el aire acondicionado o calefacción estén a una temperatura óptima, puede que haya personas a las que personalmente les pueda parecer que hace frío o calor dentro del autobús y requieran de algo más o menos de abrigo que el resto.

  1. ENTRETENIMIENTO

Una buena práctica para los viajes largos en autobús es llevarse música, películas o lectura para hacer el trayecto un poco más ameno. Hoy en día, con cualquier smartphone esto es tarea sencilla.

Unos auriculares que nos aíslen del ruido externo, junto con algo de música, nos puede ayudar a relajarnos y tener un viaje más placentero o incluso a dormir sin ser molestados.

  1. AGUA Y COMIDA

Te recomendamos llevar una botella pequeña de agua. Puede que te de sed en medio del viaje y hasta la siguiente parada no podremos beber si no llevamos agua. Los autobuses tienen aire acondicionado en verano, pero en esas épocas conviene hidratarse muy bien aunque no aunque el calor esté a todo lo que da.

En cuanto a las comidas lo recomendable es no hacer comidas pesadas antes del viaje, porque puede hacerse aún más pesada si tenemos que pasarla durante el viaje.

  1. DISFRUTA DE LAS VISTAS DEL VIAJE EN AUTOBÚS

Los paisajes que podemos ver por la ventanilla es, para muchos, lo mejor de viajar por carretera, ya que los autobuses acceden por lugares que otros medios de transporte no llegan.

En el caso de viajar en autobús, puedes disfrutar de las vistas de los grandes campos de trigo que rodean las carreteras, los viñedos y los extensos valles tan representativos de cada ciudad y a medida que nos alejemos, veremos cambiar y reverdecer el paisaje.

Disfrutar del paisaje es una experiencia única y es lo que hace que mucha gente le tenga un gusto especial a viajar en autobús. 

  1. APROVECHA LAS PARADAS DEL AUTOBÚS

Como bien sabrás, cada cierto tiempo, el autobús realiza paradas para descansar y estirar las piernas. Como dijimos en el punto anterior, los autobuses suelen pasar por zonas únicas y cuando se realizan paradas, lo mejor que podemos hacer para disfrutar aún más del viaje en autobús, es aprovechar que hemos parado para disfrutar del lugar que nos rodea y probar algún producto típico de dicha zona.

Todos los pueblos donde se suele parar tienen algún producto alimenticio característico. Pruébalo y descubrirás nuevos sabores que no te defraudarán. Incluso puedes aprovechar para llevártelos de tentempié para el viaje.

  1. VIAJA ACOMPAÑADO O CONOCE GENTE DURANTE EL VIAJE

Los viajes en compañía suelen hacerse mucho más cortos si los juntamos con conversaciones entretenidas y unas risas. En el caso de viajar solos, deja de lado la timidez y entabla una conversación con tu compañero de viaje (si es que no está ocupado en algo), haciendo del viaje algo mucho más entretenido para ambos. Puede ser el comienzo de una nueva amistad.

  1. DESCANSA Y/O VIAJA DE NOCHE

Una de las mejores opciones para hacer más cortos los viajes largos en autobús es, sin duda, dormir durante el trayecto. Para dormir durante el viaje puedes llegar al autobús con cansancio, habiendo dormido menos la noche anterior o bien aprovechar el sueño que nos entra a la hora de la siesta para dormirlo allí.

Te recomendamos llevar un cojín de viaje para las cervicales estos cojines nos vienen muy bien para no acabar con dolores y malas posturas del cuello y que no se agite durante el viaje.

En el caso de viajar de noche, dormir durante el viaje es de lo más común. Y si los ruidos no te permiten conciliar el sueño, no olvides unos tapones o unos auriculares que aíslen.

Como puedes comprobar, hacer viajes largos en autobús no tiene por qué ser algo aburrido o extenuante. Con seguir algunos de estos consejos que te hemos dado, convertirás tu experiencia de viaje en algo memorable y relajante.