En Hidalgo se ubica el llamado Corredor Turístico de la Montaña, donde Huasca de Ocampo se levanta como un lugar encantador a tan sólo 40 kilómetros de Pachuca.

Su nombre deriva del náhuatl Huascazaloyam, que significa “lugar de pájaros, agua, vegetación y alegría”. “De Ocampo” fue adoptado en honor del célebre político Melchor Ocampo, quien, durante una corta temporada vivió en este lugar, a principios de la segunda mitad del siglo XIX.

Este hermoso y pintoresco poblado que cuenta con un clima semifrío se ubica dentro de la provincia de la Sierra Madre Oriental, formado por cañones en su totalidad y posicionado en la región del río Pánuco y en la cuenca del río Moctezuma, por lo que cerca de ahí nacen abundantes manantiales de agua.

Rodeado de bosques, Huasca de Ocampo es un pueblo que todavía mantiene el sabor característico de la provincia mexicana. Sus casas, construidas con cantera blanca y con techos rojos de dos aguas, son propias de las zonas mineras y de los lugares en donde llueve todo el año.

Fue fundado entre los años 1760 y 1780 por don Pedro Romero de Terreros, nombrado conde de Regla por la corona española, quien se encargó de mandar construir haciendas tan famosas como las de San Miguel Regla, San Francisco Javier, San Antonio Regla y Santa María Regla, donde beneficiaban el oro y la plata.

Sin duda, Huasca es un lugar reconfortante, pues transitar por sus calles y ver sus monumentos y santuarios naturales, lo hacen muy atractivo. Ello aunado a su vasta historia, tradiciones y un clima excelente, lo convierten en un sitio lleno de fascinación.

 

Existen muchos sitios dentro de Huasca de Ocampo que tienes que visitar, pero estos son los 3 que a nuestra consideración son los de ley.

Ex Hacienda San Miguel Regla.

Cuya construcción data del siglo XVIII y funcionó como hacienda de beneficio de metales. Hoy día se conserva gran parte de su casco, que da paso a un hotel, resaltando también los arcos que formaban parte de los patios y los hornos donde era extraída la plata.

La Ex Hacienda de San Miguel Regla, convertida ahora en hotel, es un sitio excelente para alojarse y descansar varios días. Localizada a un kilómetro de la cabecera municipal de Huasca, este lugar era el casco principal. Aquí puedes disfrutar, además de su capilla y arquitectura colonial, de modernas instalaciones, un lago y una gran alberca, así como interesantes paseos por los alrededores.

 

Ex Hacienda de Santa María Regla.

Fue la residencia de Pedro Romero de Terreros, primer conde de Regla, quien la denominó así en honor a la virgen de dicha devoción que se venera en Chipiona, provincia de Cádiz, España, de donde él provenía. Fue la primera hacienda de beneficio de plata que existió en la región; aún se conservan parte de sus patios y una magnífica capilla con fachada de estilo barroco sobrio. A un costado, está San Antonio Regla, otrora hacienda, que quedó sumergida al construirse una presa para generar energía eléctrica para Pachuca y las minas. Hoy sólo puede admirarse la torre sobresaliendo de sus aguas.

 

Los Prismas Basálticos.

Son increíbles columnas geométricas de basalto ubicadas al pie de una barranca bañada por las aguas de la presa San Antonio. Junto a esta cascada de aproximadamente 40 metros de altura, se encuentra la  Ex Hacienda de Santa María Regla, desde donde Humboldt, impresionado por su belleza, las dibujó a lápiz en 1803.